Buenas Prácticas Ambientales dentro de la empresa

Las Buenas Prácticas Ambientales son un conjunto de normas que, aplicadas diariamente dentro de la empresa, contribuyen a reducir el impacto ambiental negativo, ocasionado por los procesos de producción. De igual manera son recomendaciones útiles que de forma didáctica sirven para mejorar el comportamiento habitual del personal operario.

Hay que mencionar además, que la gestión de las Buenas Prácticas Ambientales mejorará la imagen de la empresa hacía los clientes, conllevando a un aumento en los ingresos, lo que quiere decir que al aplicarlas, su bolsillo lo agradecerá. En otras palabras, gana usted como empresario y gana el ecosistema.

Efectividad de Buenas Prácticas Ambientales

La efectividad de las Buenas Prácticas Ambientales no se refleja de manera única en sus bajos costes y en la simplicidad a la hora de aplicarlas, sino también por los resultados que se consiguen como por ejemplo:

Reducir emisiones a la atmósfera

Las emisiones de CO2 son un inconveniente para el ecosistema, por eso es importante que la empresa reduzca su emanación.

De esta manera se mejora y preserva la calidad del aire, se evita y reduce el deterioro del medio ambiente y se presenta una mejora para los recursos naturales renovables. Así mismo, aumenta la calidad de vida de las poblaciones.

Disminuir residuos

Esta disminución puede conseguirse realizando actividades tales como separar los residuos; lo que es lo mismo: separar papel, plástico, vidrio y desechos orgánicos. Todavía cabe mencionar que la disminución de residuos se completa al gestionar adecuadamente los productos peligrosos, como variedades de químicos altamente nocivos.

Mejorar la competitividad

Pasamos por una época en la que las buenas obras realizadas por una empresa, son bien vistas por los clientes.

Lo que se traduce en que si el público consumidor se entera de las Buenas Prácticas Ambientales adoptadas por su usted y su negocio, lo más seguro es que preferirá su producto o su servicio por encima de la competencia; pues el espíritu ambiental, existente en la mayoría de personas, siempre los impulsará a ello.

Reducir el consumo de los recursos

Las empresas cobijadas por la implementación de un sistema de las Buenas Prácticas Ambientales, notará la diferencia puesto que las reducciones de consumo de recursos como agua, electricidad, combustibles, entre otros, mostrarán una disminución que se podrá observar en las cuentas de servicios públicos.

Vale agregar que es importante contar con una asesoría adecuada, para que un especialista en productos y servicios ambientales le recomiende cuáles son las mejores medidas para implementar dentro de su empresa.

Share This Story, Choose Your Platform

Write a Comment