La capa de ozono y sus bajas señales de recuperación

Se mencionó hace algún tiempo que el agujero que tenía la capa de ozono sobre la Antártida era un agujero considerablemente pequeño, pero no debe existir mucho entusiasmo al respecto según los científicos, pues afirman que el cambio del tamaño se debe a la meteorología y la noticia debe tomarse con menos entusiasmo.

Y resulta que según las investigaciones realizadas, el agujero de la capa de ozono seguirá aumentando, sin embargo, también se podrá apreciar disminuciones en su tamaño. Suena extraño. No obstante, estas serían las caras del proceso antes de cerrarse por completo.

Los expertos, debido a esta recuperación y posterior recaída cíclica, no saben qué pesar. Pero no pueden culparse, si se tiene en cuenta los siguientes datos:

En la década pasada se presentó en 2006 y 2011 dos de los agujeros más grandes y profundos. Por otro lado, para 2012 fue tan pequeño que no ha habido uno igual en 20 años.

Protocolo de Montreal

Hace un poco más de 20 años el Protocolo de Montreal buscó limitar los agentes químicos que afectan la capa de ozono.

Pero pasa que estas sustancias, en su mayoría, tienen una duración de aproximadamente 100 años, lo que implica que se siga reduciendo la capa de ozono en la parte posterior de la atmósfera. De esta manera aumenta la exposición de rayos ultra violeta a la Tierra.

Como si fuera poco, todos los días se siguen generando contaminantes por parte de empresas dedicadas a distintas actividades y por el flujo constante de automotores, entre otras causas igual de nocivas para la atmósfera.

¿Cómo cuidar la capa de ozono?

No basta con tener un Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono (16 de septiembre), si no se pasa de la conmemoración a las acciones.

Evitar comprar y consumir algunos productos como aerosoles compuestos con gases clorofluorocarbonos, puede contribuir al cuidado de la capa de ozono.

De igual manera, evitando el uso de extintores con halones (sustancia sumamente nociva), realizando mantenimiento de aires acondicionados en hogares y compañías, y comprando bombillas ahorradoras de energía que además de consumir menos, reduce los gastos en los servicios públicos.

Estas actividades, aunque parezcan pequeñas, logran disminuir los efectos de las sustancias en la capa de ozono, al ser menor su producción.

Sin embargo, son las grandes empresas productoras en masa las llamadas a participar de manera activa en campañas que propendan a la reducción de contaminantes.

Share This Story, Choose Your Platform

Write a Comment